La noche del 22 de junio Chillida Leku celebró la bienvenida del verano con un espectáculo de danza, música y fuegos artificiales de gran belleza que se engrandecía más si cabe gracias a un entorno de ensueño donde arte y naturaleza se dan la mano.